La Guerrilla en México I

ESCRITOS

El nacimiento de la primera Guerrilla en México durante el sexenio de Adolfo López Mateos (1958-1964).

Sergio González.

“Nuestro deseo es cambiar el mundo y eso nos llevará mucho tiempo. Mientras más pronto empecemos a luchar por cambiarlo, mejor.”
Arturo Gámiz.

El presente trabajo expone brevemente el surgimiento de la primera guerrilla popular en la historia del México del siglo XX. Misma que tuvo lugar en Chihuahua, cuna del primer levantamiento armado guerrillero. Este levantamiento también represento el foco que motivo la puesta en marcha del entonces presidente Adolfo López Mateos (1958-1964), de la que hasta ese momento fue considerada la más grande e importante carrera armamentista en México, con el único fin de ponerle fin a los llamados “alzados” que en realidad lo que hacían era ejercer su derecho a la tierra tras frustrados intentos de negociación.

Esto desmiente la idea de que Adolfo López Mateos fue un presidente de paz y extraordinario orador, idea que se ha encargado de construir la historiografía oficial y las biografías de poder que historiadores de gobierno y gabinete como Enrique Krauze [1]se han empeñado en mostrar. Cuestiones como el surgimiento del primer movimiento guerrillero en México y la carrera armamentista más importante de la hasta entonces historia de nuestro país parece que sin lugar a dudas forman parte del olvido del sexenio de López Mateos en la historiografía oficial. Ya que ponen en evidencia la incapacidad operativa del gobierno mexicano en la resolución de las problemáticas del campo mexicano.

Tras el reparto agrario al que convocó la Revolución mexicana de 1910, hacia la segunda mitad del siglo XX encontramos reflejos de un programa de reparto de tierras no cumplido por la dicta blanda partidista institucionalizada en el poder de México. En Chihuahua, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y otros Estados del país el reparto agrario entre los indígenas y campesinos rurales no había sido más que una triste falacia difuminada bajo la careta del espectro de la modernización. Pobreza extrema y acaparamiento de las tierras bajo el esquema hermético de un Estado mexicano que se militarizaba y paramilitarizaba en protección de la propiedad privada de los grandes caciques y terratenientes ha sido una realidad en el campo mexicano posrevolucionario.

En Chihuahua, bastión de la llama que enciende la guerrilla armada en México, las protestas populares se cristalizaron en la Unión General Obrera Campesina de México (UGOCM). Misma que debe ser interpretada no como una “revuelta de alzados” sino como la expresión sistemática y organizada frente a los abusos de poder y autoridad desde el Estado y el acaparamiento voraz de tierras. Entre los lideres del UGOCM se encontraban Arturo Gámiz, Profesor que operaba acciones militares, políticas e ideológicas en la sierra de Chihuahua para disponer de un instrumento que permitiera al pueblo organizarse y transformar sus miserables condiciones de vida. Y quien al lado de otros maestros y campesinos lograron exponer sus necesidades, tras años de audiencias negadas en el Cabildo Municipal y en Palacio de Gobierno en Chihuahua, ante Adolfo López Mateos, aprovechando la llegada del dignatario a Chihuahua en marzo de 1963. López Mateos después de escucharlos hizo llegar a la UGOCM sus resoluciones, entre las cuales se daría respuesta a las justas demandas campesinas de reparto agrario y control en la tala de árboles en la sierra de Chihuahua.

Sin embargo, las resoluciones presidenciales nunca llegaron a cumplirse y a nivel institucional el aparato burocrático del partido en el poder mostró sus carencias de autoridad. La resolución del Presidente nunca fue acatada por el Gobernador de Chihuahua Gíner Durán quien a su vez nunca dio la orden de cumplimiento a sus municipios.

Según Arturo Gámiz, escribe en junio de 1963 en el periódico La voz de Chihuahua que diez mil propietarios poseían y acaparaban 80 millones de hectáreas frente a dos millones de ejidatarios que tenían 40 millones de hectáreas en el país. Mientras que en Chihuahua 300 personas poseían la tercera parte de las áreas de riego; 100 mil ejidatarios tenían 4.5 millones de hectáreas frente a 50 mil hombres sin tierra. [2]

Esta misma radicalización del movimiento ante la falta de respuesta por parte de las autoridades, hizo que en menos de veinte meses la crisis estallara en el ya legendario 23 de septiembre de 1965. Cuando un grupo de maestros, estudiantes y campesinos encabezados por Arturo Gámiz, organizaron en 1963 el Grupo Popular Guerrillero (GPG) e incursionaron al cuartel del Ejercito mexicano en ciudad Madera ubicado en los límites de la Sierra Tarahumara que divide geográficamente a Sonora de Chihuahua. El resultado de aquel ataque fue el aniquilamiento de la guerrilla y la muerte de su líder Arturo Gámiz.

Durante el sexenio de Adolfo López Mateos se privilegiarían las tareas de contención de las luchas sociales y entre 1963 y el sexenio de Díaz Ordaz se puso especial énfasis en la creación de organismos militares adiestrados especialmente para la lucha contra los movimientos populares urbanos y rurales. Aunque más adelante ya con Echeverría se perfeccionarían los mecanismos represores. Así, en 1959 contingentes militares intervinieron en la huelga nacional ferrocarrilera; hacia 1960 en las huelgas de Teléfonos de México y de Mexicana de Aviación y en 1961 se disolvieron manifestaciones en el Distrito Federal, Acapulco y San Luis Potosí.

De tal suerte que la pobreza en las zonas rurales de México, la violencia ejercida por los cacicazgos locales, los abuso de autoridad por parte de los gobiernos municipales y el paulatino desgaste del diálogo entre gobierno estatal y federal con masas campesinas, indígenas, de maestros, estudiantiles y de otros sectores sociales, rompieron la posibilidad de las soluciones legales y fue entonces cuando se empezó a plantear una línea de acción bélica en Chihuahua por parte del UGOCM. Estos temas fueron discutidos entre 1963 y 1964 en los Encuentros de la Sierra convocados por la UGOCM, donde participaron maestros, campesinos, estudiantes y demás gente interesada, esto será la pauta para el nacimiento del Grupo Popular Guerrillero.

Finalmente, durante el sexenio de Adolfo López Mateos se registró la mayor compra de armas registrada hasta entonces en la historia de México; y se organizaron tácticas de defensa militar en redes ferroviarias, telefónicas y aéreas ante el temor de ataques subversivos. Ante este clima de inestabilidad el Presidente de la República ordenó al ejercito la puesta en marcha de programas de acción social para persuadir a campesinos a desistir del uso de las armas. Entre los ejes rectores del programa encontramos medidas de salud, higiene, educación cívica y social a través de brigadas militares.

Esto marcará el nuevo horizonte estratégico, táctico y militar del ejercito mexicano que sería años más tarde una de las estrategias de aniquilamiento de la Asociación Cívica de Genaro Vázquez y del Partido de los Pobres de Lucio Cabañas entre 1972 y 1974.
Notas.
[1] Krauze, Enrique. El sexenio de López Mateos, Editorial Clío, México, 1999.
[2] Estos datos que nos arroja Gámiz se deben de tomar en dos líneas, la primera desde la óptica de la historiografía donde sólo una aproximación estadística en la medida en que las fuentes lo permitan, arrojará luz en torno a qué tan aproximado se encontró Gámiz en la proyección de esas cifras. Pero en una segunda línea arroja importante luz para comprender el pensamiento de Gámiz a la sombra de un levantamiento armado, y es especialmente revelador al publicarse en un medio de difusión como la prensa escrita ya que irradia a las masas este discurso. Lo cual es interesante ya que lleva a pensar en los mecanismos de asimilación y radicalización de las ideas de Arturo Gámiz por parte de las masas.

Referencias bibliográficas.
1.- Arturo Gámiz, Periódico. La voz de Chihuahua. 12 de mayo de 1963.
2.- _____________ Periódico. La voz de Chihuahua. 12 de junio de 1963.
3.- González Eguiarte, Oscar. “Sobre los acontecimientos de Madera.” En Minerva Armendáriz Ponce. Morir de sed junto a la fuente, Sierra de Chihuahua 1968. Testimonio, México, 2001.
4.- Krauze, Enrique. El sexenio de López Mateos, Editorial Clío, México, 1999.
5.- Krauze, Enrique. “Adolfo López Mateos: El orador.” En: La presidencia imperial. Ascenso y caída del sistema político mexicano, México, Tusquets, 2005, pp. 217- 248.
6.- Piñeyro , José Luis. El profesional ejercito mexicano y la asistencia militar de Estados Unidos (1965-1975). Tesis, CEI-COLMEX, México, 1976.
7.- Sierra Guzmán, José Luis. El Enemigo interno. Contrainsurgencia y fuerzas armadas en México. México, Universidad Iberoamericana, 2003.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares