viernes, 24 de junio de 2011

Un comentario en torno al movimiento de Javier Sicilia y el de la guardería ABC

Por: Sergio Daniel González T.

El encuentro que sostuvo Javier Sicilia y Felipe Calderón el día 23 de junio es un evento sin precedentes en la historia de México, porque es la primera vez que un movimiento social que emerge de las fauces mismas de la ciudadanía se hace escuchar con tanta fuerza en el Gobierno Federal. Pero además porque jamás he visto a un presidente que pida perdón por sus errores, a pesar de la insistencia de Felipe Calderón a seguir con su llamada "guerra contra el narco".

Sin embargo, es una gran lección para llevar a consolidar el tipo de democracia que clama nuestro país, ya no simplemente una democracia "representativa" en y desde la partidocracia mexicana, sino más bien una real y auténtica democracia "participativa" donde el poder y los cambios estructurales se empiecen a pensar desde abajo, desde la ciudadanía, desde el pueblo, desde la gente de a pie.

Argentina con los Piqueteros y Brasil con el llamado Grito de los excluidos, que aglomera al Movimiento de los Sin Tierra (MST), son ejemplos claros que podemos empezar a pensar una lógica distinta del poder. Ahora el movimiento de Sicilia tiene en puerta el diálogo con las distintas entidades de la federación y abría que estar atentos de ver hasta dónde impacta este programa porque ante la muerte de la democracia mexicana en manos de los partidos políticos ¿qué otros proyectos de nación bajo una lógica netamente ciudadana ven ustedes hoy en día con la fuerza que está tomando el del poeta?

Pienso sin embargo que no podemos nosotros quedarnos con nuestra mirada cautiva viendo el tránsito de esta realidad, somos parte ella y como tal también agentes de cambio y conciencia suceptible en todo momento de transmitir al otro, esa misión es la que tenemos que asumir, a mi parecer, como jóvenes en la construcción de un programa inconcluso e incumplido en México, la organización real y certera de la conciencia ciudadana.

Pero porqué Felipe Calderón escuchó el movimiento de Sicilia y se mostró reacio con otros movimientos como por ejemplo el de la guardería ABC?


Para responder a esta inquietud empezaré por decir que el movimiento social que gira en torno a los tristes sucesos de la guardería ABC a diferencia del movimiento de Sicilia abraza fuertemente la memoria. En Argentina, Chile, Uruguay y otros países de América del Sur este movimiento de la memoria procura recordar las atrocidades de los llamados Estados de terror, ¿para qué?, bueno en principio para fortalecer el recuerdo en aras de aniquilar el olvido en las juventudes, porque al hacer memoria del pasado estamos trayendo a la inmediatez del presente un profundo dolor social que busca justicia, ese es el estrado donde la memoria lucha contra el olvido fortaleciendo el recuerdo para procurar justicia a los deudos de las víctimas del Terrorismo de Estado.

Aquí en México, en cambio, a dos años y semanas de los cruentos acontecimiento de la guardería ABC la consigna de este movimiento social es la misma que la de Sicilia, “justicia”, pero mediante el recuerdo, para que no se nos olvide que hoy en día existen madres y familias enteras a las que les fueron mutiladas las esperanzas puestas en sus niños, para que no se nos olvide que esto no puede volver a pasar y sobre todo para que caigan en brazos de la justicia los responsables que hoy en día están libres y que tienen nombre y apellido: Eduardo Bours y Juan Molinar Horcasitas.

Por eso recordarán que las madres que salieron a recordar el siniestro a dos años de la tragedia elevaron su voz para exigir “ABC. Ni perdón ni olvido, justicia para los deudos a 2 años de la tragedia”.

Pero qué pasa con el movimiento de Sicilia, aglomera cada vez a un mayor volumen de ciudadanos, arropando a movimientos de “menor impacto”, y digo esto de “menor impacto” desafortunadamente para la ciudadanía, porque se mueven en una esfera regional y que aun no alcanza la presencia nacional como el que encabeza Sicilia, que aglomera al de la guardería ABC. Así pasó en América del Sur con El grito de los excluidos en Brasil, que a su vez aglomera al Movimiento de los Sin Tierra (MST).

Si Calderón se mostró reacio para atender al movimiento de la guardería ABC como si lo hizo con Sicilia fue precisamente por eso, porque ve desafortunadamente en el Movimiento de la guardería ABC un movimiento regional. Pero el futuro de todo movimiento social que funcione como un contrafuerte de poder, como una esfera alterna donde la autoridad se ejerza desde abajo solamente se da en la organización y suma de voluntades y en algo que ningún partido político se ha atrevido a hacer aun en nuestro país, organizar la conciencia ciudadana, ya José Revueltas hace cincuenta años llamó nuestra atención en torno a este problema, ¿cómo organizar la conciencia del proletariado?

Y es que en el fondo simplemente miren cómo en la suma de voluntades, en la organización y en la planeación de ideas es posible ejercer un contrapoder que no emane de la cúspide capitalista y burguesa sino desde las fauces mismas del pueblo, de donde emana la soberanía del Estado y la legitimidad de todo Gobierno llámese espurio o legítimo, porque así como dice Sicilia: “Ya estamos hasta la madre de tanta violencia”, nosotros como ciudadanos tendríamos que decir también, ya estamos hasta la madre de los partidos políticos que a diestra y siniestra ejercen la partidocracia a placer en detrimento de una democracia participativa.

1 comentario:

  1. Es correcto pero pienso que algunos con titulo de ser emergidos del pueblo son tan prepotentes y tiranos ... el pueblo tiene que tener cuidado.. pero a veces solo son movidos como obejas .. buscando un horizonte mejor pero segados por esa luz al atardecer solo vemos una silueta que nos conduce con palabra bonitas y esperanzadoras las cuales solo conllevann el bienestar de esas voces..

    ResponderEliminar